La potencia sin control…

potencia_estufa

Los fabricantes de estufas de biomasa están obligados a homologar las estufas antes de ponerlas en el mercado. Durante el proceso de homologación se comprueba la potencia real de cada modelo y se emite un certificado oficial (tipo CE Europea y TÜV Alemán) indicando la potencia en unidades de Kilovatios (kW).

La potencia máxima de una estufa siempre será mayor cuanto más combustible se queme, por lo tanto, al comprar una estufa o hogar a biomasa debemos fijarnos en otros parámetros mucho más importantes que la potencia en Kw ya que esta, está directamente relacionada con la cantidad de leña o pellet que quememos.

Para que nuestra estufa o chimenea sea eficiente (más calor con la menor pérdida de potencia, es decir menos combustible) debemos mirar el rendimiento de la misma. Todos los fabricantes deben poner esta cifra que se mide en % y que suele oscilar entre el 70% y el 85% siendo el 70% una estufa menos eficiente que una 85% como es obvio.

Volviendo a la potencia, también es muy normal que los fabricantes pongan a parte de la potencia nominal un rango de potencias (una mínima y una máxima). Esto demuestra que la cifra de potencia nominal (o declarada) es muy relativa y que corresponde a circunstancias ajenas a la estufa como puede ser la cantidad de biomasa quemada, la calidad de la misma (que no tenga humedad), el buen aislamiento general o la pérdida de energía por una mala estanqueidad de la estufa por ejemplo.

Desde el punto de vista social, es muy normal que la lógica impere en nuestras mentes de forma rotunda. Así, a la hora de comprar una estufa, siempre miraremos que tenga la mayor potencia posible al menor precio. Pero cuidado, porque debemos tener en cuenta los factores antes mencionados ya que una estufa con más potencia no significa que sea más eficiente. Lo ideal es encontrar un equilibrio entre eficiencia (más calor con menos combustible) y poder calorífico.

Por eso es muy importante, primero, hacer un estudio de nuestra casa. La normal es que para calentar 10 m2 necesitemos 1 Kw de potencia (con un máximo de 2,5 metros de altura), así que haciendo cálculos para calentar un piso de 80 m2 necesitaremos una estufa o chimenea de tan sólo 8 Kw. Si nuestra estancia es de 120 m2 necesitaremos una estufa de 12 Kw. ¿Sencillo verdad?

Por eso siempre nuestro consejo es aislar bien la vivienda. De nada servirá que tengamos una muy buena estufa si nos entra continuamente frío por todas las ventanas. Una vez tengamos una vivienda eficiente siempre es mejor comprar un aparato (chimenea o estufa) que tenga un buen rendimiento acorde con los metros cuadrados que tengamos que calentar. Una buena estufa no significa la que más potencia desarrolle, si no la que de esa potencia con el menor consumo energético posible ya que así ahorraremos en combustible y emitiremos menos CO2 a la atmósfera.

Los comentarios están cerrados.